C/ La Huerta 20, Granja de Rocamora 650 65 03 95 - 689 04 15 53 info@acervega.org

La nutrición como pilar fundamental para una salud integral

LA NUTRICIÓN COMO PILAR FUNDAMENTAL PARA LA SALUD INTEGRAL

¿Que crees que sucederá, si inyectamos colorante verde en el torrente sanguíneo?

Como es de esperar, la sangre de todo el cuerpo se teñirá de verde, a excepción del cerebro y la médula espinal. Esto es debido a la presencia de la barrera hematoencefálica, que es semipermeable y evita que algunos elementos presentes en la sangre, como las bacterias, se introduzcan en el sistema nervioso central.

El oxigeno y la glucosa son dos de las moléculas esenciales que, afortunadamente, si que pueden atravesar la barrera hematoencefálica. La cantidad de energía que necesita nuestro cerebro consume un 20% del oxigeno total del cuerpo y un 25% de glucosa total del cuerpo. La glucosa en el combustible fundamental del cerebro, dado que el cerebro no puede acumular la glucosa, dependemos del flujo sanguíneo para conseguirla. La glucosa en sangre proviene principalmente de los hidratos de carbono, de las frutas, verduras y los lácteos.

Por eso la nutrición es importante para el cerebro. Debemos de comer, y comer lo suficiente. Todos los órganos requieren de vitaminas, minerales, proteínas, grasas d hidratos de carbono para atender a sus funciones principales. Pero el cerebro consume una cantidad de energía desmesurablemente alta y por ello la nutrición es muy importante par la salud del cerebro.

El cerebro necesita glucosa, pero el azúcar y los alimentos azucarados elevan rápidamente los niveles de glucosa en sangre, lo que proporciona un rápido estímulo al cerebro. Pero este efecto es de corta duración e insuficiente. Como las neuronas no pueden acumular la glucosa, se agotan rápidamente su combustible.

Nuestro cerebro necesita glucosa para funcionar, y existen diferentes formas de obtenerla, pero algunos alimentos proporcionan una fuente de combustible más constante y fiable que otros. Numerosos estudios respaldan que el tipo de alimentación mejora el rendimiento de la memoria y otras funciones cerebrales.

El cerebro es un órgano graso; las grasas están presentes en las membranas de las neuronas y las ayudan a mantenerse flexibles y en el revestimiento de los nervios y la conexiones neuronales “Su axones”. Los dos grupos mas importantes de ácidos grasos son los omega-3 y omega-6. Nuestro cerebro depende de lo que comemos para obtener los ácidos grasos que necesita.

Necesitamos comer para mantener un cerebro sano, pero lo que realmente importa es, por un lado, cuanto comemos, ni mucho ni poco, y el tipo de alimentación general que seguimos.

Comer la cantidad justa

Mas de 600 mill personas en el mundo son obesas. Según la OMS, el riesgo de exceso de peso y la obesidad es mayor para la salud mundial que el de la malnutrición y la inanición.

La obesidad misma altera el funcionamiento del cerebro y puede llevar a la perdida de facultades cognitivas. El exceso de ciertas sustancias grasas en la alimentación lleva a la reducción de la formación de nuevas neuronas y de la capacidad cerebral de reparar lesiones. La situación contraria también es peligrosa. La gente excesivamente delgada por trastornos de alimentación también sufre la perdida de función cerebral.

Para mantener un cerebro sano es importante mantener un peso adecuado para tu altura y complexión, ¡Consulta a tu medico! El patrón de la distribución de las grasas en tu cuerpo también es importante.

La dieta mediterránea

Muchas de las personas mas longevas del mundo habitan en la cuenca del mar mediterráneo. ¡Y no es coincidencia!

La dieta mediterránea esta llena de frutas, verduras frescas, pescado, frutos secos, aceite de oliva y vino tinto. Todos ellos llenos de ácidos grasos saludables y antioxidantes.

Muchas investigaciones afirman que la personas que han seguido una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva o nueces tuvieron mejoras en la memoria y otras funciones cognitivas. Se ha demostrado que los beneficios se mantienen durante años y se asocian claramente a una reducción de riego de demencia.

La dieta mediterránea es, pues, una dieta estupenda para la salud del cerebro.

Comer lo adecuado

Ningún alimento puede garantizar un cerebro sano a lo largo de toda la vida. La estrategia mas importante es seguir un patrón de dieta saludable que incluya muchas frutas, verduras, legumbres y granos integrales. Las grasas deben ser saludables, como el aceite de oliva o la canola, y el pescado es la mejor fuente de proteínas que la carne.

Otro factor de la nutrición que se ha hecho muy popular es el consumo de antioxidantes. Los antioxidantes pueden evitar los radicales libres que dañan el ADN. Estos antioxidantes se encuentran en una gran variedad de alimentos como las espinacas, el brócoli, las patatas; la vitamina E, en los aceites vegetales, los frutos secos y las verduras de hoja verde; la vitamina C, en los cítricos y en varias plantas y vegetales.

Destacamos cuatro alimentos que son particularmente ricos en nutrientes que, pueden mejorar la salud de nuestro cerebro.

  • Vegetales de hora verde
  • Pescado graso
  • Bayas
  • Nueces

Por otro lado, queremos destacar cuatro alimentos que pueden afectar a la capacidad cognitiva, y que, por lo tanto, es importante comer con mesura. Son dañinos para el corazón, lo vasos sanguíneos y pueden provocar obstrucciones en las arterias, comprometiendo el aporte de oxigeno y provocando Ictus y derrames cerebrales.

Estos cuatro alimentos son:

  • Carne roja
  • Azucares agregados y edulcorantes
  • Harina refinada
  • Grasas trans

Suplementos nutricionales

Muchas personas, puede que hayan considerado comprar suplementos nutricionales. Si, es difícil obtener todos los nutrientes importantes a través de nuestra dieta normal. Los suplementos pueden ser de gran valor cuando se identifica una carencia de un nutriente especifico.

Debemos de ser cautelosos con los suplementos y estar en todo momento asesorados por un medico, muchos de estos suplementos anulan los efectos del algún medicamento que podamos estar tomando, es decir, que mejor consulta con tu medico.

Lo que bebemos también es importante

El café, el té y el alcohol son bebidas que se han investigado muchas veces con relación a la salud cerebral.

La cafeína aumenta la actividad neuronal a corto plazo. De manera que en dosis moderadas la cafeína nos aumenta el estado de alerta.

El alcohol, sabemos que el consumo excesivo daña el cerebro, sin embargo, los efectos de un consumo moderado o ligero, puede tener un menor riesgo de deterioro cognitivo, pero los resultados no son consistentes. Lo cierto es que un consumo ligero o moderado disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Según los estudios el consumo ligero o moderado puede ayudar a conservar un sistema vascular del cerebro y evitar embolias, lo que daría lugar a un mejor nivel de cognición y a un menor riesgo de demencia.

acervega